Los orígenes del fútbol

El fútbol es, sin duda, el deporte rey en buena parte del mundo, especialmente en Europa y en Sudamérica, en la actualidad, hablar de fútbol profesional es sinónimo de enormes cantidades de dinero, monumentales estadios, jugadores conocidos a nivel mundial y espectáculo, pero en este artículo vamos a ver cómo fueron los orígenes de este deporte y cómo ha ido evolucionando hasta llegar a lo que hoy vemos semana tras semana siguiendo a nuestros equipos favoritos.

El fútbol como tal es un deporte relativamente moderno, ya que nació en el año 1863 con la creación de la Asociación de Fútbol de Inglaterra, momento en el cual se separan los caminos del rugby y del fútbol propiamente dicho, pero mucho antes de este acontecimiento ya se practicaba este deporte, o, al menos, se manejaba un balón con los pies. El dato más antiguo del que se tiene constancia es un manual militar de ejercicios de la China de la dinastía Han, en los siglos II y III A.C. Esta práctica era conocida como Ts’uh Kúh y consistía en una pelota de cuero que estaba rellena de plumas y pelos y que era lanzada con el pie a una pequeña red colocada entre varas de bambú separadas entre 30 y 40 centímetros. También existía otra modalidad consistente en manejar el balón con los pies, hombros, pecho y espalda para sortear los ataques de un rival.

Otros datos que se tienen posteriores son el Kemari japonés, práctica aún hoy vigente y que se trata de un ejercicio ceremonial sin carácter competitivo, en el que los participantes deben pasarse un balón con los pies pero sin que éste toque el suelo.

primera-liga-de-futbol

El fútbol moderno tiene su origen en Inglaterra, durante el siglo XVI las escuelas públicas británicas tuvieron un papel fundamental  en la eliminación de los componentes más violentos que imperaban en esa época, transformándolo en un deporte de equipo y cooperación, hasta que a mediados del siglo XIX, para homogeneizar las diversas variedades de fútbol que se practicaban, se escribieron las primeras reglas. Posteriormente, y tras la creación de diversos clubes en los cuales se modificaban las reglas anteriormente escritas, se decidió crear la Asociación de Fútbol (FA) una mañana del 26 de Octubre de 1863, en Londres. Tras posteriores reuniones ese mismo año se llegó a confeccionar el que fue el primer reglamento oficial del fútbol moderno.

La competición oficial más antigua que existe es la FA Cup inglesa que se disputó en 1872, y el primer partido internacional tuvo lugar ese mismo año entre las selecciones de Escocia e Inglaterra en Glasgow. La primera liga de fútbol también fue creada en Inglaterra en 1888 por el director del club Aston Vila y participaron 12 clubes. Ya en el año 1904, en París, se creó el órgano que gobierna el fútbol a nivel internacional, la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), y el primer mundial se disputó en Uruguay, en el año 1930, siendo campeona de éste la selección anfitriona, durante este tiempo, un gran número de países fueron creando sus propias federaciones nacionales hasta el día de hoy, en el se cuentan 208 de estas federaciones nacionales.

the-football-league-17-de-abril-de-1888

Desde aquellos inicios del fútbol moderno hasta nuestros días ha habido numerosos cambios en lo que a los temas económicos, sociales y laborales se refiere.  Los salarios de los futbolistas de clubes de primer nivel alcanzan cifras estratosféricas propiciadas, además de por el rendimiento en el plano deportivo, también por los ingresos que generan para sus clubes en materia de derechos televisivos, imagen, publicidad… También son numerosos los clubes “comprados” por grandes magnates y que son convertidos en verdaderas máquinas de producir dinero, ya que su actividad no solo se limita al ámbito futbolístico en el terreno de juego, sino que, debido a la repercusión y audiencia mundial que tienen dichos clubes, son un reclamo muy atractivo para numerosos patrocinadores, que pagan enormes cantidades de dinero por lucir la marca de su empresa en las camisetas que visten los jugadores en el campo, o por dar su nombre a un estadio, y también para las cadenas de televisión por cable, ya que los derechos televisivos que éstas pagan a los clubes, en algunas ocasiones, suponen un amplio porcentaje de los ingresos que reciben cada temporada.

También te podría gustar...